© Teleaccion SAS

Todos los derechos reservados, 2020

¿Cuándo contratar una agencia de telemercadeo?

Especial para LA REPUBLICA

Aun cuando le parezca maravilloso contra con su propio departamento de telemercadeo, es aconsejable evaluar hasta qué punto su empresa está en capacidad de acometer dicha idea, en este caso la clave puede ser acogerse a la sombra de quienes ya lo han intentado.

Al considerar el telemercadeo como una excelente herramienta para la comercialización de productos o servicios e implementación de programas de servicios al cliente, la primera idea de que se viene a la cabeza es, ¡Debo establecer mi propio departamento de tele mercadeo!, y realmente esta no es la solución.

Antes de encaminarse en esta labor, es bueno considerar algunos puntos los cuales marcaran las pautas para tomar esta decisión.

Un departamento de telemercadeo interno tiene unas ventajas reales sobre un proveedor externo, una de ellas es el costo, teniendo en cuenta que esta relación está dada por la productividad del mismo.

Otro es el control el cual dependerá con que se cuenta para tal fin.

Para el montaje de un departamento interno de telemercadeo se deben considerar los costos que este acarrea: personal capacitado tanto directivo como operativo, infraestructura telefónica, equipos de procedimiento y sistematización.

Esto visto desde un punto de vista inversión debe ser considerado a largo plazo, con una real disminución de costos en estos términos.

Si el volumen de trabajo y el manejo del departamento está encaminado a su eficiencia, como piensa un proveedor externo (debido a que este es su negocio), tienen una justificación en término del montaje del centro interno.

Si este no es el caso, se debe mirar como alternativa la contratación como proveedor externo de una agencia de telemercadeo.

El hecho de contratarlo tiene además sus ventajas sobre el montaje de un departamento interno. Los costos se convierte en variables, y de acuerdo con su utilización estos se generan sin tener implicaciones futuras como cargas prestacionales y otros.

Además, no existe una inversión inicial en el montaje haciendo que los recursos de las empresas sean utilizados en el desarrollo de su negocio.

Así mismo, la posibilidad de hacer grandes cubrimientos con la utilización de más de una agencia, y la amplitud de la experiencia por parte del proveedor externo a raíz de los diferentes proyectos que ha manejado, genera un aporte de ideas y soluciones a problemas que hacen más dinámica cualquier proyecto de esta naturaleza.


0 vistas